Testimonios de nuestros pacientes

 

Afecciones dermatológicas

Información y tratamientos

Acné

Es una afección crónica, de causas variadas. Se localiza en la piel en áreas donde abundan los folículos pilosebáceos (cara, pecho, espalda).

La edad de comienzo característicamente coincide entre los 12-14 años, con el inicio de la pubertad. Tanto en hombres como en mujeres. Es importantísimo el rol que juegan las hormonas y los microorganismos (Propionibacterium Acnes) en el proceso del desarrollo del acné. Existe una extensa clasificación acerca de las variantes de acné. Y de acuerdo a ello se ajustará el tratamiento. Como dermatólogos nos corresponde orientar a los pacientes en los cuidados que deberán tener de acuerdo a cada tipo de piel.

Cicatrices

Una cicatriz es la reparación de una herida por medio de un tejido rico en colágeno.

Pueden ser

Planas: forman parte de la cicatrización normal.

Deprimidas: Es el caso de secuelas de enfermedades como la varicela o el acné.

Hipertróficas: cicatrices engrosadas y duras. Pueden ocurrir luego de una cirugía, quemadura o traumatismo.  A veces son pruriginosas.

Queloideas: Son parecidas a las anteriores pero, además de que se engrosan por demás, sobrepsan el límite de la herida. Existen varios factores predisponentes como, por ejemplo, predisposición genética, edad joven, razas negras, ubicación de la herida en hombros, dorso y región preesternal .

Se puede tratar este tipo de cicatrización patológica por medio de cremas, aplicación local de inyecciones o peelings, entre otros.

Control de lunares

Debe realizarse una vez por año en personas sanas y cada 6 meses en personas que además tengan antecedentes personales o familiares de cáncer de piel. Es importante el control dermatológico no sólo en pacientes de piel y ojos claros sino en todas las personas para prevenir lesiones potenciales de cáncer de piel. Debemos tener presente que la piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, por lo cual puede ser asiento no sólo de lesiones incómodas estéticamente. Como dermatólogos y ante un correcto examen clínico y dermatoscópico, optimizaremos el diagnóstico de todas las lesiones cutáneas.

Eczemas

Son un grupo de enfermedades de naturaleza inflamatoria  y/o alérgica cuya manifestación principal es el  enrojecimiento y  sequedad de la piel asociado a prurito (es decir picazón). Pueden presentar, en algunas ocasiones, ampollas pequeñas y costras. Existen diversos tipos de eccemas: De contacto: a los productos químicos (detergente, pegamentos, etc) o los metales (niquel, cromo) Atópico: Característico de niñós pequeños con antecedentes de asma bronquial Seborreico: localizado en cara, línea de implantación del pelo y cuero cabelludo, donde la característica principal es la descamación además del enrojecimiento y prurito. Dishidrótico: presenta pequeñas ampollitas en dedos de manos y pies, muy pruriginoso. Sin un tratamiento adecuado estas enfermedades se pueden hacer crónicas, produciendo engrosamiento e pigmentación oscura de la piel. Es necesaria la consulta con el dermatólogo para su adecuado tratamiento.

Estrías

Las estrías son adelgazamientos localizados de la piel en forma de líneas sinuosas de color blanquecino que se observan por transparencia a través de la epidermis. Se localizan preferentemente en el abdomen, caderas, cara interna de muslos, brazos, espalda y mamas. Son un estado patológico del tejido conjuntivo de la dermis, caracterizado por una fibrosis excesiva localizada en forma de cordones. Se producen como respuesta a la ruptura y mala calidad de las fibras colágenas y elásticas. De esta forma podemos decir que son cicatrices de este tejido. Si las estrías son de color púrpura o rosada esto indica que la dermis aún tiene riego sanguíneo. Cuando ya no hay riego sanguíneo son de color blanco-nacarado y por lo general son planas. Hay dos tipos de estrías: Estrías de distensión: Se observan en la pubertad (debido a el crecimiento rápido), embarazadas y en personas que han ganado o perdido peso o masa muscular de manera drástica. Estrías purpúreas o de color violeta: signo característico del Síndrome de Cushing caracterizado por la producción excesiva de una hormona llamada cortisol. Pueden ser creadas también por el consumo prolongado de corticoides. Los tratamiento apuntan a mejorar el aspecto estético. Las estrías recientes responden más favorablemente. Actualmente existen muchas cremas que pretenden dar solución al problema, pero en realidad sólo unas pocas producen un efecto positivo. Cremas con vitamina A, así como tomar mucha agua, puede ayudar a frenar la aparición de las estrías (el agua además de nutrir la piel tiene la función de estirarla) Cremas con tretinoína en alta concentración durante algunos meses mejoran su apariencia. Masajes que estimulen la circulación cutánea y la penetración de los principios activos. Peelings químicos. Laser: estimula la formación de fibras colágenas y elásticas. Cirugía estética (Abdominoplastia) con los riesgos asociados, como cualquier otra cirugía. El dermatólogo deberá realizar un estudio cuidadoso de cada caso en particular para determinar si se es candidato a algún tratamiento. El paciente deberá tener en cuenta que se requiere de más de una sesión para el caso de los tratamientos con láser y peeling químicos.

Lunares o nevos

Los nevos, popularmente conocidos como “lunares”, son marcas o signos sobre la piel. Se presentan como manchas o pequeñas protuberancias. Pueden ser congénitos (es decir, estar presentes al nacer) o aparecer en distintos momentos de la vida. El color típico es el marrón pero pueden presentar una amplia gama de colores. Se localizan en cualquier parte del cuerpo incluso genitales, palmas y plantas, uñas, ojos o dentro de la boca. Los lunares deben ser controlados por un médico especialista en dermatología, habitualmente una vez al año. La importancia de realizar este control radica en poder detectar aquel lunar que tenga características atípicas. Estas incluyen: forma asimétrica, bordes irregulares, dos o más colores y/o diámetro mayor a seis milímetros, entre otras. Estos nevos son los que tienen mayor riesgo de evolución a cáncer de piel. El paciente debe efectuar un examen periódico de los mismos en su domicilio debiendo consultar oportunamente si detecta algún cambio. El médico revisará los lunares con una lupa especial llamada dermatoscopio. En caso de paciente que presentes multiples lunares de aspecto atípico se requerirá la realización de una videodermatoscopía, estudio minucioso de los mismos mediante un sistema computarizado.

Manchas de sol

Se distinguen por su aspecto de pecas o simplemente “manchas”. Son expresión del daño solar provocado por radiaciones ultravioletas acumuladas en años.  Aparecen en áreas expuestas al sol (cara, cuello, escote, brazos y piernas fundamentalmente). Pueden ser de variados tamaños, formas y colores que pueden ir del amarillo pardo al marrón. Y como importancia dermatológica, está demostrado que la presencia por sí sola de “léntigos solares o pecas o manchas”, supone un factor de riesgo para el desarrollo de melanoma, dentro de los cánceres de piel.

Micosis

Consisten en infecciones producidas por hongos, que pueden ser superficiales o profundas. Las micosis “superficiales” son las que afectan la piel y las mucosas. Las micosis “profundas” comprometen los órganos internos y ponen en riesgo la vida del paciente, en muchos casos. También como micosis consideramos a las “Onicomicosis” (o afección de las uñas por hongos), muy frecuentes en la población en general. Es importante tener en cuenta que los animales domésticos, los de caza y otros como las aves, son transmisores principales de estas enfermedades. Como así también nuestro propio organismo las puede generar ante estados de deficiente inmunidad.

Oncología

El cáncer de piel es  el  cáncer más frecue
nte en el ser humano y su principal factor de riesgo es la radiación ultravioleta (RUV) Existen 3 tipos principales de cáncer de piel 1)   Carcinoma Basocelular: Se relaciona con la radiación que una persona contrajo durante su infancia y adolescencia.  Se desarrolla más frecuentemente en la cara (nariz, alrededor de los ojos o la boca). Afortunadamente crece localmente y en forma lenta. Generalmente, no produce metástasis. 2)   Carcinoma Espinocelular: Se relaciona con la radiación solar acumulativa, osea, la que una persona recibió a lo largo de toda su vida. Es común en personas que trabajan al aire libre. 3)   Melanoma: Puede manifestarse como un lunar marrón oscuro o negro que crece con el tiempo, cambia de forma o color. Se presenta en personas que toman sol en forma intensa, sin protección desarrollando enrojecimiento intenso o quemaduras. Es el de mayor riesgo de metástasis pudiendo llegar a comprometer la vida. Para evitar este tipo de canceres es fundamental la prevención: 1)    No exponerse al sol en horarios del mediodía, preferentremente entre las 10 y las 16 horas. 2)    Usar adecuada fotoprotección que incluya gorros, sombreros, anteojos de sol, sombrilla  y crema con factor de protección. 3)   Realizar autoexamen de lunares (véase mas adelante) Control cutáneo anual  a cargo de un médico dermatólogo.

Psoriasis

Enfermedad de la piel inflamatoria, influenciada por factores genéticos e inmunitarios crónica. Con episodios de brotes y remisiones. ¡No contagiosa! Afecta al 2-3% de la población mundial. Existen variadas formas de presentación en la piel. Además puede afectar semimucosas, uñas y/o articulaciones. La pesquisa temprana y el apoyo terapéutico que podamos brindar como dermatólogos, es de gran ayuda para el paciente con esta patología.

Rosácea

Es una afección relativamente frecuente que implica del 1 al 3% de las consultas dermatológicas.  Se percibe en la piel de la cara como un “enrojecimiento” de las mejillas y la nariz, transitorio o permanente. No se conoce exactamente la causa que la provoca. Sí se sabe que se involucran varios factores en su desarrollo: vasculares, alteraciones de la temperatura, alimentos, microorganismos (Demodex folliculorum, Helicobacter P.) Los tratamientos no invasivos incluyen el uso de medicaciones tópicas, aunque es una enfermedad de difícil control. Consideramos importantes las medidas generales como: “evitar el sol, los cambios bruscos de temperatura, el calor, el alcohol, los alimentos calientes o muy condimentados, el café y las situaciones de estrés”. Envejecimiento cutáneo a medida que los tejidos blandos de la cara envejecen, la piel y las estructuras de soporte pierden su elasticidad o capacidad intrínseca para resistir el estiramiento, a la vez que “caen” por efecto de la gravedad. Con el paso de los años cuando uno se mira al espejo existe una disconformidad con la propia apariencia. Debemos saber que la exposición solar reiterada y acumulada en nuestra piel durante años sigue siendo la principal causa del envejecimiento cutáneo como así también de gran parte de las consecuencias estéticas no deseadas. Y también debemos saber que la mejoría del aspecto envejecido de nuestra piel se consigue con mayor frecuencia si combinamos tratamientos

Verrugas

Infección viral producida por HPV. Contagiosa. Para nosotros dermatólogos, consiste en uno de los problemas crónicos más dificultosos de tratar por su escasa respuesta a tratamientos locales. Pueden ser de múltiples tamaños. Y pueden afectar la piel y mucosas.

Pueden ser: vulgares, planas, plantares, genitales. Finalmente los tratamientos destructivos terminan con las molestias tanto estéticas como de dolor producen.

¡Solicitá tu entrevista o consultá lo que necesites!

Contacto